Boom de precios para la yerba y conflicto territorial

Chiapas: el tapón para la migración hacia Estados Unidos
23 diciembre, 2021
El ramal Zárate -Rosario vuelve a manos estatales, pero falta información
23 diciembre, 2021
ver todo

Boom de precios para la yerba y conflicto territorial

El conflicto que enfrentaría a ambas provincias tendría origen en las grandes empresas productoras y los pequeños chacareros. En tiempos de zafriña, y con altas expectativas para los precios de la campaña 2022, la especulación en el sector crece a medida que avanza el calendario.

Redacción

Desde que en el mes de junio, el Instituto Nacional de Yerba Mate (INYM) dispuso regular la expansión de las plantaciones en Corrientes y Misiones, el conflicto no para de escalar. La normativa que entra en vigencia el próximo 1° de enero, establece que aquellas productores que estén inscriptos en el Registro de Operadores del Sector Yerbatero podrían plantar hasta cinco hectáreas nuevas por año; y /o reponer las plantas muertas o secas dentro de un lote, sin que se altere la densidad original de la plantación declarada.

El objetivo buscado por el INYM era de asegurar una participación equitativa por parte de todos los productores de yerba mate sin afectar el abastecimiento del mercado interno y las exportaciones. De esta forma se evitaría la concentración de las hectáreas productivas en pocas manos, y una “sobreoferta en el mercado interno que desmorone los precios”.

El enfrentamiento interprovincial radica, en que del lado misionero, los referentes del sector y del Gobierno apoyan la medida, como forma de protección a los productores de dicha provincia -que poseen de 25 a 50 hectáreas).

Del otro lado, están las grandes empresas yerbateras de ambas provincias, que junto a “inversores” que se sintieron convocados por el nivel de precios de la materia prima, habían planificado plantar entre 500 y 1.000 hectáreas. Además, el Gobernador correntino, Eduardo Valdés, apoya al sector empresario en contra de los dispuesto por el organismo oficial; y en disonancia con su par misionero.

Asimismo, es importe aclarar que la base del conflicto tiene al menos un semestre, cuando tanto los productores como los empresarios industriales no llegaron a un acuerdo de precios. De allí que el INYM, durante septiembre,, acudiera al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación para que fije los precios que tendrán vigencia hasta el 31 de marzo del próximo año.

Así, durante el pasado mes de noviembre, se estableció que la tonelada de hoja verde puesta en secadero valdría 36.830 pesos; y la tonelada de yerba mate canchada puesta en secadero alcanzaría un valor de 139.954 pesos.

Es así que comenzada la zafra de verano, o “zafriña”, varias asociaciones de productores, están convocando a no “malvender” la producción, y mantenerse en un precio cercano a los $ 50 por kilo de hoja verde.

En cuanto a las cifras y su proyección, el INYM estimó que durante el 2021, se abastecería el mercado interno con algo más de 286 millones de kilogramos; mientras que para la exportación se destinarían alrededor de 3 millones de kilos.

Fuente: INYM/MAGyPN/El Territorio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.