Dos pandulces: Consejo del Salario y la miseria planificada

El PERMER arrojó resultados positivos
23 noviembre, 2022
El sector productivo correntino se organiza en reclamos y tareas de prevención
23 noviembre, 2022
ver todo

Dos pandulces: Consejo del Salario y la miseria planificada

Con el gancho del presidente Fernández y el bautismo del superministro casi presidente, Sergio Massa; y las explicaciones justificadoras de la Ministra de Esclavitud, Raquel Olmos, el Consejo del Salario, arregló un acuerdo para marzo de 2023, que hoy – en noviembre – está un 50% por debajo de lo necesario para no morir y enfermar. Después se enojan si el pueblo los putea.

Por Pablo Casals

No hay que ser ingeniero astroespacial, con master en geofísica y doctorado en energía nuclear, para darse cuenta que si un gobierno legaliza que el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVyM) llegara a 69.500 pesos recién marzo, cuando hoy se necesitan al menos $ 120.000 para no padecer – solamente – la presión alimentaria en una familia; significa que están empujando a la baja no sólo el ingreso formal, sino que empujando a la miseria absoluta al 70% de la Población Económicamente Activa que hoy ya tambalea.

Pero bueno, lo hicieron de vuelta. La CGT, la CTA y las cámaras empresarias acordaron en el Consejo del Salario un aumento del mínimo, vital y móvil del 20% en cuatro tramos, que se abonará un 7% en diciembre, 6 en enero, 4 en febrero y otro 3% en marzo de 2023, lo que para la cartera laboral totalizó una mejora paritaria del 110,5% en un año y permitirá que ese haber llegue a casi 70 mil pesos en marzo próximo.
Salvo la CTA Autónoma (representada por Hugo Godoy de ATE) que votó en contra del nuevo incremento, señalando que el acuerdo implicó que «el ingreso mínimo se eleve a 69.500 pesos recién en marzo» de 2023; tanto la CGT, como el otro sector de CTA y las cámaras empresarias respaldaron la propuesta de aumento salarial del 20% en cuatro tramos y la revisión en febrero de 2023.

El acuerdo fue rubricado en Casa Rosada por el presidente Alberto Fernández, quien estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Juan Manzur; y los ministros de Economía, Sergio Massa; y de Trabajo, Raquel Olmos. Estuvo representado por Daniel Funes de Rioja (UIA) y el de los trabajadores, a través de Héctor Daer (CGT) y Hugo Yasky (CTA), manifestaron sus expectativas en torno al acuerdo.
Luego de la firma, la ministra de Trabajo, Raquel Olmos, justificó el acuerdo hambreador transformado en normativa, argumentando que «si tomamos el período del salario mínimo, vital y móvil vigente, del 1 de abril al 31 de marzo, vamos a tener in incremento del 110,5%». Un parámetro inicial de referencia ya empujado a la baja por la anterior composición del Gabinete nacional, agravado ahora por el aumento que hará caer a los trabajadores en la línea de indigencia.

Olmos además, salió a exponer todo el tablero de futura dispensa de pobreza, complementando los dichos de días anteriores de la ministra Tolosa Paz. Olmos, argumentó que «el Estado nacional suscribió una paritaria con ATE y UPCN de recuperación de capacidad adquisitiva más un bono para fin de año de 30.000 pesos de recomposición – una cargada que no cubre los montos de servicios públicos tras el aumento tarifario -, que se complementa con la movilidad jubilatoria – miserable para los pasivos que cobran la mínima -, que impactó en la AUH y AUE».

Recordó además sin ponerse colorada, «la decisión ayer mismo de aumentar 40% la Tarjeta Alimentar, para fortalecer a los sectores que están más postergados». Y la explicó se esta manera: «si tomamos la indigencia comparable con el SMVM, es decir correspondiente a la canasta de un adulto mayor, son $45.200, lo que establece el INDEC al mes de octubre». Y remató: «el SMVM de noviembre estará en $5.900, es decir que está por encima de la canasta de indigencia comparable». Sin dudas, la mandaron a poner la cara para explicar el plan de hambreamiento del pueblo argentino.
El último encuentro del Consejo del Salario había sido el 22 de agosto, cuando las partes convinieron -también con el voto en contra de la CTAA- una mejora salarial del 21% en tres tramos de 7% entre septiembre y noviembre.

¿Cómo queda el Salario Mínimo? No lo vas a poder creer. Luego de la entrega del mes de agosto, los salarios mínimos de hambre pasaron a ser de 51.200 pesos en septiembre, de 54.550 en octubre y de 57.900 este mes (a cobrar durante los primeros días de diciembre).

El Salario Mínimo Vital y Móvil es la referencia para los trabajadores bajo relación de dependencia en un régimen laboral de jornadas de 8 horas diarias o 48 semanales.

Salvo el desacuerdo de la CTA Autónoma, lo demás representantes del ala gremial acompañaron y pulsearon con la ministra Olmos, un decimal más o menos respecto de los porcentajes.

Las lectoras y lectores deben recordar los nombres mencionados más arriba. El Consejo del Salario consta de una “Mesa Técnica” integrada por 32 personas: 16 de la parte empresaria y 16 por la parte gremial. Luego está el sector que rubrica los acuerdos, donde están el presidente de la nación y los presidentes de las principales Cámaras empresarias y centrales sindicales.

Sólo para que tengan un pequeño parámetro: un pan dulce de los ricos de medio kilo – con frutas, glaseado, rico gusto , y que sería lo mínimo para compartir con la familia en las fiestas-, pero no de primera marca y calidad, se ofrece al por mayor a casi $2.500.  Dos de esos panes, son equivalentes a la primera cuota del aumento.

Dos pandulces.

Fuente: Presidencia de la Nación /Télam

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.