Otro socio de los invasores que se establece en Argentina
14 octubre, 2022
Sin ofensa ni temor 55: Los que mataron al Che
15 octubre, 2022
ver todo

Antofagasta de la Sierra es un Departamento de la provincia de Catamarca. Región minera ancestral que hoy se debate entre la minería extractivista y la antiminería. Dos extremos que se tocan y conviven en un supuesto conflicto que no tiene vueltas: los recursos minerales, las cuencas hídricas y la ocupación de territorio.

Redacción

Hasta los mismos ingleses en sus crónicas lo describen: cada vez que andan extranjeros por la Puna, no suelen ser buenas noticias; y es un sentimiento compartido por los habitantes de una región que hoy se divide entre cuatro naciones: Argentina, Bolivia, Chile y Perú.

En las últimas tres décadas hubo una especie de reincremento del saqueo. Empresas mineras de origen norteamericano, europeas y asiáticas se han establecido a la región para excavar sus abundantes depósitos de cobre, zinc, plata y litio. Allí están el 60% de las reservas mundiales. Para sacarlos se requiere de agua; y para disponer del líquido elemento, hace falta controlar el territorio.

La cosa está fácil. Al Salar del Hombre Muerto, una de las principales fuentes de litio que pueden encontrarse en nuestro país, lo comparten Catamarca y Salta, pero mayormente está ubicado en la primera. Además, los ríos afluentes o complementario del salar y la región, conforman un sistema hídrico integral con el yacimiento.

Es conocido ya, aunque las autoridades no digan nada, que los norteamericanos de la multinacional Livent, obtuvieron permiso hace casi tres décadas para hacer una represa que interrumpe el curso del río Trapiche (aguas abajo del Salar), para extraer el litio.

El procedimiento es más o menos así: con el denominado método de DLE, se dejan evaporar las salmueras en piletones excavados específicamente para acortar el tiempo. Luego esa salmuera que queda, se utiliza la forma de DLE a escala y posteriormente, con agua dulce se separa el litio.

Tres décadas después, el río Trapiche posee parte de su cauce seco. El problema es que ahora, con la presencia de más empresas que explotarán el litio en Hombre Muerto, se requerirá de más agua. Las miradas están puestas sobre la principal fuente hídrica de Antofagasta de la Sierra: el río Los Patos.

Gracias a las gestiones de los últimos años, pero principalmente, a la compuerta hacia el saqueo abierta por el gobierno de la dupla Fernández – Fernández; y con la mano de obra del ex ministro Matías Kulfas. Son ocho las multinacionales que tendrán presencia en el salar, entre las cuales – además de Livent -, Galaxy y la coreana Posco, son las que tienen mayor influencia y avance.

Hay otro dato curioso. EN casi 30 años de explotación las empresas no han invertido en infraestructura vial o de transporte. Mucho menos, facilitar servicios a las poblaciones aledañas. Parte de los acuerdos y contratos que se están ejecutando desde 2020 en adelante, implican asimismo, importantes inversiones estatales o público-privadas en vías y medios de comunicación.

Algunos ejemplos: Antofagasta de la Sierra es una localidad muy pequeña, a la que llega un servicio de colectivo semanal que la comunica con Belén; la escuela no posee los servicios básicos; y recién ahora se está planificando la construcción de un hospital.

Sobre este último, la provincia realizó la licitación para determinar al gerenciador de la construcción del hospital – ni siquiera a la Gobernación le interesa por sí misma construir el nosocomio. Una obra que de base se estima en los 460 millones de pesos. El gerenciador se encargará de monitorear el proceso de selección de la empresa constructora, la ejecución de la obra y sus certificaciones mensuales.

¿Saben quién estuvo presente para bautizar el acto licitatorio? ¡¡Sí señor!! Representantes de la firma norteamericana Livent, la secadora de ríos; ama y señora de un cacho de nuestra naturaleza.

Fuente: Gobierno de Catamarca / Time

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.