El MERCOSUR camina hacia la baja de aranceles a las importaciones

Martín Ayerbe: «Para estabilizar el quebranto del Estado, tenemos que volver a ejercer la actividad naval»
19 diciembre, 2021
Programa de Explotación Minera Nacional: Una solución soberana al extractivismo
20 diciembre, 2021
ver todo

El MERCOSUR camina hacia la baja de aranceles a las importaciones

Luego de la Cumbre del pasado viernes 17 de diciembre, los países miembros no llegaron a un acuerdo unánime respecto de los términos de cómo la unión aduanera implementará la baja de derechos de importación.

Redacción

Tras la realización de la “LIX Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y estados asociados y LIX reunión ordinaria del Consejo del Mercado Común”, y a partir de lo que recae del comunicado oficial, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, caminan a reducir el Arancel Externo Común (AEC). La diferencia radica en que desde Montevideo, además de las quitas a la alícuota, pretende la flexibilización del acuerdo marco que comprende al AEC.

El AEC es la alícuota que deben tributar los productos de terceros países para ingresar al mercado regional. Es decir, lo que deben pagar quienes quieran realizar importaciones al cualquiera de los países miembros del MERCOSUR. Generalmente, esas alícuotas se expresan como porcentaje de recargo para el bien que se adquiera en el exterior. Por otra parte, las uniones aduaneras establecen criterios comunes y aplicables en y para todos los países miembros.

Según se informó oficialmente,si bien los cuatro países acuerdan la reducción del AEC, no se estaría aceptando la propuesta uruguaya que consiste en “reducción +flexibilización”; es decir, adoptar el criterio común del AEC pero que además cada país pueda negociar bilateralmente con un tercero, condiciones específicas de comercialización que no impliquen a los demás países miembros.

La noticia posee dos elementos que tendrán una grave repercusión en los paises, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Por un lado la voluntad conjunta de avanzar en el proceso de que los productos manofacturados de las potencias industriales invadan los mercados internos y aniquilen las industrias nacionales. En segundo lugar, el debate que volvería a establecer las condiciones deseadas por las grandes potencias: que los países negocien individualmente los términos del intercambio internacional que siempre afectan al más débil.

Fuente: El Observador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.