Guerra, negocios, mentiras y promesas

Se viene el próximo aumento de tarifas
18 abril, 2022
¡Arriba mi flete!
19 abril, 2022
ver todo

Guerra, negocios, mentiras y promesas

Así como los lobbys presionan para que el conflicto bélico entre Ucrania y Rusia se acentúe, otros ponen huevos en varias canastas y rebelan datos que comprometen a las promesas realizadas por Estados Unidos a Europa en materia energética.
Redacción
Lobbys y alineamientos internacionales en la guerra de la energía. Los anuncios son cruzados. Por un lado, las voces fieles a Rusia; por otro las de tercera vía que buscan proveerse de recursos desde el Norte de África; y finalmente las que operan a viva voz en contra del gigante euroasiático.
Varios de los principales medios de la prensa estadounidense – como Financial Times (FT)- con permanente consulta en las principales redacciones internacionales, están realizando una fuerte campaña a favor de la línea comercial del Atlántico Norte.
Así, aparentemente, la Unión Europea en su conjunto, estaría la búsqueda de reducir su dependencia del gas rusa mediante el gas natural licuado (GNL) estadounidense. De por sí, el 70% de las exportaciones del producto provenientes de ese país están enfocadas a Europa.
Según el FT, el plan de la Unión Europea para reducir su dependencia del gas natural ruso “como respuesta a la operación militar de Moscú en Ucrania podría ser una «mina de oro» para los exportadores estadounidenses”. Aparentemente, desde las empresas norteamericanas del sector, se espera una mayor demanda de parte de los países europeos, a partir de los datos de “los últimos contratos comerciales celebrados”; aunque el contenido de los mismos no fue revelado.
También los lobbistas se jactaron de ser la única alternativa frente a la crisis energética porque Europa no podrá salir de esto con energías renovables.
Recordaron en el mismo tomo el acuerdo celebrado en marzo pasado entre Ursula von der Leyen – presidenta de la Comisión Europea – y el presidente estadounidense, Joe Biden,cuando anunciaron que la Unión Europea garantizaría una demanda a largo plazo de 50.000 millones de metros cúbicos de GNL al año para compensar parte del gas que el bloque comunitario importa desde Rusia.
Financial Times, además, pone algunos huevos en otras canastas. Dicho medio, citando fuentes de la industria del sector, informó que EE.UU. no está en condiciones de sustituir inmediatamente todo el suministro ruso en Europa.
Afirma que las perspectivas de aumentar la producción de GNL son inciertas, ya que los costes de desarrollo están subiendo mientras los precios del gas en EE.UU. se disparan, y la realización de los nuevos proyectos pueden tardar años. Además, antes de iniciar la construcción de un nuevo proyecto de licuefacción, los clientes suelen tener que firmar acuerdos de compra por un plazo de dos o más décadas. En definitiva, Estados Unidos está prometiendo algo que no podrá cumplir.
Como conclusión, estamos ante una escalada general de los precios energéticos. Desde América latina, no podemos pensar más que en volver a afirmar la urgente necesidad de la integración de los países del continente, para lograr la soberanía energética continental.

Fuente: Financial Times / Russia Today

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.