La banca: esa vieja herramienta geopolítica
2 febrero, 2022
Un paso atrás para el desarrollo nuclear argentino
2 febrero, 2022
ver todo

La zanahoria blue

En la provincia de San Luis, los comerciantes denuncian fuertes subas en las últimas tres semanas en alimentos de la canasta básica. Los aumentos superan el 300% en algunos. El clima, la escasez y el costo de los insumos serían el detonante.

Redacción

En algunos pequeños comercios manifiestan que las subas en los abastos mayoristas pasaron para la la bolsa de zanahoria de 10 kilos, de $ 350 a $ 1.500. Es decir, un 328% por bolsa. La venta al público también reflejó el aumento: de $ 60 por kilo, se incrementó a $ 180.

Mismo fenómeno se ha dado con las verduras de hoja en general y con la papa. Esta última, pasó de $ 350 la bolsa a $ 850; lo que implicó un 140% de incremento mayorista en sólo dos semanas, que obviamente se traslada al consumidor final.

Los causales de tamañas subas son diversos. Aparentemente, la mayoría de los comerciantes coincide en que se debe al factor climático en parte de la zona de producción, donde las lluvias habrían o echado a perder la producción de verduras, o directamente, impedir las cosechas. Por tanto los faltantes de stock levantan los precios.

Otro de los argumentos relevados es netamente logístico. Las mayores pérdidas se dieron en las zonas de producción que abastecen amplias franjas de la población bonaerense. Por tanto los mayoristas, acuden a la región de Cuyo – Mendoza, San Juan y San Luís – para proveerse. Así, no sólo el costo de los fletes se incrementa, sino que aumenta las factores de escasez.

Un tercer motivo, deviene de el costo de los arriendos y los insumos de producción. La mayoría de los productores de hortalizas alquilan la tierra que trabajan; son arrendatarios. Si bien este tipo de producciones que realiza en zonas donde no compite mano a mano con los cultivos ligados a la exportación, el valor de los arriendos se fija de acuerdo a un promedio ponderado del valor internacional de los principales commodities agropecuarios.

Al mismo tiempo, en la ecuación de cualquier productos se encuentran los insumos agropecuarios como insecticidas, fertilizantes y herbicidas. Todos de origen importados; unánimemente oscilan en su precio según la cotización de la moneda norteamericana; y además no están atados a cualquier dólar: el precio de referencia reside en el valor de mercado de la divisa informal, que transitó la segunda quincena de febrero entre los $215 y $220. Es decir, el doble del costo oficial.

Así como en otras notas que hemos publicado recientemente en Chasqui Federal, el ejemplo puntano es otro caso más de una realidad que ya no puede taparse: los precios de referencia en el mercado interno, están atados al dólar del mercado negro; a la timba financiera.

No va a alcanzar con la intervención del Banco Central para regular los precios. Es hora de que el Estado Nacional se ponga firme y mire conscientemente hacia el mercado interno. La hiperinflación de la timba nos arrastrará a un daño social con consecuencias mucho más graves que las actuales.

Fuente: El Diario de la República

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.