Las bananas como espejo de la realidad del productor argentino

En España festejan por la reciente campaña de calamar argentino
16 diciembre, 2021
Modificación a los aranceles de exportación para algunos productos agropecuarios
17 diciembre, 2021
ver todo

Las bananas como espejo de la realidad del productor argentino

El ejemplo de la banana formoseña, abarca toda la cadena de problemas que afrontan tanto las denominadas “economías regionales” como los pequeños productores de todo el territorio nacional. De allí la importancia que las políticas proteccionistas respecto de la producción y el mercado interno, más el rol de entidades gubernamentales como INTA e INTI son fundamentales, para el trabajo, el desarrollo equitativo y la proyección de la actividad agropecuaria en Argentina.

Redacción

Uno de los referentes de la Federación Agraria Argentina (FAA) en la provincia de Formosa, sostiene que el modelo reinante en la producción agropecuaria atenta contra la producción, el arraigo a la tierra, la integración familiar, y las políticas públicas diferenciadas para economías regionales. Por ello reclaman iniciativas que contemplen precios mínimos de referencia, compras estatales, financiamiento, capacitación, y certidumbre comercial que permita planificar la producción.

Advierten asimismo, que sin ese apoyo tanto del Gobiernos Nacional y provincial, los productores bananeros de la provincia están condenados a desaparecer, al no poder competir con la importación de esos frutos. El dirigente regional de la FAA, Pánfilo Ayala, relató que “la importación es un negocio grande para las empresas que comercializan bananas en el mercado argentino. El consumo local ronda las 500 mil toneladas anuales, ya que es la fruta que más se consume. Allí estamos desplazados, ya que no hay una regulación para formalizar el ingreso”.

Durante la campaña 2021, los productores estimaban que para que la actividad fuera sostenible, el productor debía percibir en tranquera, un valor de $ 30 por kilo de bananas. Sin embargo, los pagos no llegaron a superar los 12 o 13 pesos por kilo.

Según información del INTA, los rindes promedio por hectárea en Formosa rondan entre las 15 a 18 toneladas. Los productores no superan las decena de hectáreas de explotación. Por tanto, en términos brutos, una chacra afectada a la producción de bananas no superó los 2,3 millones de pesos de facturación bruta. Es decir, obtiene un promedio mensual para supervivencia de $ 65 mil, lo que arroja a las familias productoras a estar por debajo de la línea de pobreza.

La producción bananera de Formosa alcanza las 70.000 toneladas anuales y cubre el 14% de la demanda del mercado interno según los datos del Mercado Central de Buenos Aires (MCBA). Durante 2020, en MCBA, se pagó por la banana ecuatoriana $ 78 por kilo. Para el caso de la banana argentina, se pagó un promedio de $ 45, y al productor llegaba sólo un 15% de ese valor. Por ello, con ese parámetro, los productores reclamaban para 2021 que la producción se pague en tranquera entre un 45 y 50% a lo que se vende en los centros concentradores para que el precio alcance los niveles de sostén para la actividad.

En la comparación de datos entre INTA y la FAA, Formosa cuenta con un potencial de 14.000 hectáreas para la producción, alcanzando su apogeo en la década de 1960. Durante los años 80 y 90’s, se alcanzó un tope de 6.000 ha en producción, y hoy no se superarían las 2.000 hectáreas repartidas en algo menos de 500 unidades productivas.

Fuente: FAA/INTA/MCBA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.