Más allá de las sanciones, Rusia cambió de prioridades
19 marzo, 2022
Un Plan Nacional de Producción Electrónica
20 marzo, 2022
ver todo

¡Mala la inflación! ¡Mala!

Tras el no anuncio, Fernández se rindió antes de pelear. Ya no habrá “guerra contra la inflación”; sino que se realizará se un té canasta entre ONG’s de los distintos sectores de la producción y el trabajo.
Por Pablo Casals
Debemos ser honestos: en la Redacción esperábamos más. Como mínimo un “Precios Cuidados” reforzado.
No crean que esperábamos un discurso para la historia; de esos que se acercan a la arenga previa a las grandes contiendas. Pero al menos un poquito más “empeño”. Sin embargo, no pasó nada. Casi un comentario de cola de trámite en la Municipalidad, dónde mientras se espera, charlás con el de adelante diciendo: ”¡qué caro está todo! No puede ser; ¿qué lo tiró, ché!”
Repasemos brevemente el “esperado anuncio”: arrancó con la monserga de la “herencia”, la pandemia, y los vencimientos de deuda. Ahí le tiró unos besos a la oposición por el “Acuerdo Facilidades Sostenidas (para reventarnos)”; y aseguró que arreglar los tantos con el FMI “nos permite mejorar la posición de nuestro país con el resto del mundo y fortalecer proyectos de inversión que ayuden a la inserción de nuestras empresas en el mundo global”.
No hace falta ser ingeniero astrofísico para comprender que eso que dijo Fernández nunca pasó ni pasará: el hecho de que una PyMe nacional venda válvulas para motores de competición en el resto del mundo, habla de la mano de obra de excelencia que tenemos en Argentina y su enorme potencial; pero para el conjunto de la economía no mueve la aguja. En el caso que la intensión fuera crear a partir de ahora miles de ese tipo de pequeñas y medianas empresas industriales, ¡joya! ¡Mató!
¿Con qué guita? Porque créditos no hay y las empresas grandes no lo van a hacer, porque nunca lo hicieron. Entonces la alternativa es que el Estado nacional las dinamice a partir de volver a montar las industrias estratégica terminales.
Bueno… sigamos con el pedido de disculpas presidencial…
En algún momento, entre las idas y vueltas de la guerra en Ucrania, dijo que una vez regularizada la relación con el FMI, Argentina podrá “financiar el gasto de capital de nuestro gobierno, con organismos internacionales y bilaterales, así como también seguir fortaleciendo el financiamiento interno. Esto nos permitirá depender menos de la emisión monetaria y hacer que nuestro Banco Central se fortalezca”.
Macanudo…. Salvo que con “gasto de capital” se estén refiriendo a que van a montar hornos siderúrgicos, astilleros, ferrocarriles, y cosas así; parece más a un “reperfilamiento”. Patear la deuda para adelante y pedir un poco más de guita y seguir bicicleteando.
Después – “ahora sí”, dijimos -, le entró a la inflación… Dijo: “la inflación es un fenómeno histórico en la Argentina (¡una luz!), casi una maldición (es decir, un gualicho) con la que muchos y muchas hemos crecido. Ha sido un callejón recurrente del que pareciera ser imposible salir (bueno… ¡doblá!). Hemos visto paquetes, planes, grandes anuncios. También los vimos fracasar una y otra vez”…. Y como viene la mano, esta vez tampoco va a ser diferente….
Luego, siguió un poco más; bla-bla; pim pum pam; y por allá le entró al asunto del día: “Para enfrentar esta batalla necesitamos del compromiso de todos y todas (ya ahí, la cagó). Este problema nos afecta como conjunto social que somos. Afecta a las empresas que no pueden planificar. Afecta a los bolsillos de las familias que no pueden llegar a fin de mes….. ( y luego de un poco más de biri biri cua cua; se rindió) Nosotros producimos muchos de los alimentos que consumimos en nuestros hogares. Pero la formación de sus precios no depende, enteramente, de nosotros. Estos se forman en los mercados internacionales, cuyos valores han trepado y lo seguirán haciendo y, consecuentemente, ya están presionando sobre los precios internos”.
Entonces….
“He decidido constituir un fondo de estabilización (los fideicomisos famosos) con el objetivo de evitar el traslado de esta suba del precio internacional al precio que pagan los argentinos y argentinas. He instruido a mis ministros para que tomen las medidas necesarias y ellos serán los encargados de comunicarlas a partir de mañana”.
… ‘tamo’ salva’…’nos cra’….
Y acá se mandó una digna de Pugliese; aquél fugaz ministro de economía de Alfonsín, que dijo: “les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo”. Bueno, Fernández esgrimió una parecida: “Por eso convocaré desde este lunes a los representantes de los sectores productivos, empresarios, trabajadores formales y de la economía popular, representantes del campo y el comercio, la pequeña y mediana empresa y la sociedad civil a una mesa de acuerdo que nos permita diseñar un mañana en la lucha contra la inflación”.
¿Hace falta que sigamos?….
¿Para qué los va a llamar a todos esos? Porque todos esos quieren créditos, mercado y contratos; y este Gobierno no garantiza ninguno de los tres. Ya ni siquiera puede ofrecer el clásico triciclo emisión-subsidio-control de cambios porque esas son variables que ya no controla Fernández, sino el Fondo Monetario Internacional.
De todas formas, el Presidente la sigue teniendo servida: si nacionaliza el comercio exterior, y participa activamente de la actividad logístico-productiva, puede corregir el rumbo en pocos meses.
Pero no le vemos uñas de guitarrero….
Y como establece el dicho popular “quien no sabe tocar la guitarra, dice que la guitarra no sirve”.

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.