Base Petrel: el polo logístico de la Antártida
15 diciembre, 2021
ALBA-TPC presentó su agenda estratégica para el 2022
16 diciembre, 2021
ver todo

Paraguay hace los deberes para IIRSA

El hermano país está a un paso de terminar el tramo del “corredor bioceánico” que atraviesa su territorio para unir el Pacífico con el Atlántico. Se inauguraron los tramos finales de rutas y se firmaron contratos para la construcción de puentes y otras obras de infraestructura.

Redacción

El Gobierno paraguayo anunció que esta a un paso de culminar las obras correspondientes a su territorio del corredor bioceánico que unirá los puertos marítimos de Santos en Brasil, con los de Antofagasta e Iquique en Chile.

Dicho corredor corresponde a “la parte paraguaya” que forma parte de dos de los diez circuitos logísticos planificados por la “Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana” (IIRSA), a finales de la década del ’90.

La idea de la IIRSA nació en abril de 1998, durante la cumbre de la Organización de Estados Americanos (OEA) de Santiago de Chile, como necesidad de creación de un plan de reordenamiento territorial que fuera funcional al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). El ALCA era el plan estadounidense para transformar todo el hemisferio occidental en una inmensa zona de libre mercado, bajo el modelo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). En aquella ocasión, los jefes de Estado decidieron encomendar al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) la formulación de un proyecto, que fue por fin presentado en ocasión de una nueva cumbre de presidentes, esta vez sólo de América del Sur, realizada en Brasilia el 31 de agosto del año 2000. En los planes de los gobiernos participantes, y de los propios gerentes del BID y de la Corporación Andina de Fomento, la integración de la infraestructura serviría como “facilitadora, en un plano material, del impulso comercial transnacional, permitiendo de abaratar los costos de transporte de las materias primas a ser exportadas desde la región hacia los mercados del norte”.

Claramente, la iniciativa sólo obedece al desangre hacia los océanos por parte de América del Sur, convirtiéndose los corredores en sangrías de recursos recursos naturales y productos primarios, a cambio de la invasión de sus mercados internos con productos manufacturados en las grandes potencias industriales.

De esta manera, Paraguay está a un paso de finalizar las obras viables presentes en su territorio que unirá Carmelo Peralta (en el límite con Brasil) con Pozo Hondo (en el límite con Salta, Argentina). Las obras son financiadas por el BID y el gobierno del hermano país, y bajo la modalidad “llave en mano” están a cargo del Consorcio Corredor Vial Bioceánico –conformado por las firmas Queiroz Galvão y Ocho A. Las obras implicaron una inversión es de 445 millones de dólares. Por otra parte, se realizó la firma del contrato entre los gobiernos de Paraguay y Brasil para concretar el inicio de la construcción del “Puente de la Bioceánica” que unirá Carmelo Peralta y Puerto Murtinho. La obra tendrá un costo de 102,6 millones de dólares.

En nuestro país, hay sectores ligados a la exportación y la logística que están interesados que dicho circuito se concrete rápidamente. Es por ello que ejercen presiones sobre el Poder Ejecutivo Nacional y el gobierno de Salta. Según se informó, las obras del lado argentino, recién estarían reacondicionando el Complejo Fronterizo de Misión La Paz que limita con la localidad paraguaya de Pozo Hondo.

Fuente: IIRSA / Bichos de Campo / Vialidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.