Un avance para la actividad nuclear nacional

Vuelta la burra al trigo… Una medida “anticíclica” para avivar un conflicto sin solución de continuidad
28 diciembre, 2021
El Gobierno Nacional firmó el “consenso fiscal 2022” con las provincias
29 diciembre, 2021
ver todo

Un avance para la actividad nuclear nacional

La reactivación del reactor modular CAREM en la localidad de Lima, provincia de Buenos Aires, es una magnífica noticia para la industria nuclear y para la matriz energética argentina. Se trata del primero de diseño nacional de la mano de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

Redacción

El avance de la obra es la continuidad de una serie de anuncios realizados durante la primera mitad de año donde el Gobierno Nacional en conjunto con la provincia de Mendoza, capitalizaron ala empresa IMPSA, para que pudiera llevar adelante el blindaje térmico del reactor. Éste,cumple la función de proporcionar soporte inferior y seguridad frente a eventos sísmicos. Funciona asimismo como aislante para que las altas temperaturas que desarrolla el reactor no se transmitan al hormigón. La estructura posee una 30 toneladas y más de cinco metros de altura.

El reactor será capaz de generar 32 megavatios eléctricos inicialmente, posee una estructura compleja compuesta por armaduras sismo-resistentes, y dosificaciones de hormigones que permiten son autocompactantes. Para la correcta realización e implementación de las diferentes etapas, el Instituto Nacional de Tecnología Industria (INTI), opera desde el Laboratorio de Obra Civil, aportando la tecnología del hormigón, calibración de equipos y realización de ensayos de materiales y sus componentes.

El reactor CAREM está emplazado en la localidad de Lima, provincia de Buenos Aires. El edificio que lo contiene, posee 18.500 m2 de superficie, de los cuales alrededor de 14.000 m2 corresponden al llamado módulo nuclear.

El desarrollo de los CAREM, permite por su composición, utilizarse para el abastecimiento eléctrico de zonas alejadas de centros urbanos, o de los núcleos centrales de las redes del interconectado nacional, además de poder abastecer a los polos fabriles con alto consumo un adicional de energía limpia y barata del que hoy carecen.

Argentina es líder mundial en materia nuclear. Posee capacidad industrial para el diseño y construcción de centrales de uranio natural y agua pesada. Al mismo tiempo, dominar todo el ciclo del combustible de los reactores nucleares, que incluye la minería de uranio, el enriquecimiento y concentración, reprocesamiento y fabricación de elementos combustibles.

De esta manera, existen una serie de prioridades que el país debe llevar adelante, en materia de desarrollo, investigación y finalización de proyectos, respetando la tecnología conveniente vinculada a las capacidades nacionales. Entre esas principales líneas de acción se encuentran , la finalización del la producción del reactor multipropósito RA-10; la recuperar la minería de uranio como material estratégico del ciclo del combustible nuclear argentino, que posee una tecnología capaz de eliminar residuos en el mismo proceso de combustión. Iniciar por otra parte, la construcción de la serie de centrales de potencia CANDU, de desarrollo íntegramente nacional.

Al mismo tiempo que se alista la central nucleoeléctrica de Lima, existen un proyecto que resta concretar de una central CAREM de 480 MW de cuatro módulos. Finalmente, el fundamental para todo este proyecto la urgente reactivación de la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP), situada en Arroyito, provincia de Neuquén. La más grande del mundo, y estandarte de la soberanía energética argentina.

Fuente: CNEA / INTI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.