Un moñito para la invasión en Malvinas

Enroques
23 mayo, 2022
Avanza el desarrollo ovino en Córdoba y Santa Fe
23 mayo, 2022
ver todo

Un moñito para la invasión en Malvinas

Al cumplirse 70 años desde su coronación la reina Isabel II de Inglaterra, “por gracia y fe” de parte de ella, le otorgó rango de ciudad a Puerto Argentino.
Por Pablo Casals
A esta altura del campeonato, o de la evolución de la humanidad, que una sociedad, un país, o una nación, tengan reyes, es un símbolo de decadencia. Más teniendo en cuenta que, como Gran Bretaña, es una nación poderosa a nivel global.
Distinto sería si hablásemos de una sociedad tribal de algún rincón del planeta, que nunca jodió a nadie, y que por siglos mantuvo ese sistema de poder y cohesión interna. Si bien a nosotros nos molestaría de todas formas porque no creemos en que una casta sea superior a otra ni por pedigre, por mandato divino o por riqueza material, si todo “queda en casa”… bueno, hay que hacer el esfuerzo de entender por qué las cosas son así en ese país.
Pero para el caso de los británicos eso no corre hace siglos. Además de la “nobleza”, su parlamento tiene “Lores” y “Comunes”. Un bochorno a los ojos occidentales que ya se ha ido de madres en todo sentido. Sin embargo, si los ingleses se lo bancan allá ellos. Si los que emigran a Inglaterra también lo soportan, sigan ahí que nadie los extraña.
Distinto a todo lo dicho es cuando un reino te invade tu propio territorio, y desde hace casi 190 años habla de nuestro suelo como “territorio de ultramar”. Cosa que se agrava cuando ese reino es parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Y se empeora cuando el gobierno del país invadido, hace todo lo posible para el reino invasor consolide su posición.
La cuestión es que, hace unos días atrás, Gran Bretaña le puso el moño a la invasión de nuestro Atlántico Sur.
Resulta que la reina Isabel cumplió 70 años en tal condición. Se ve que según la tradición monárquica inglesa, que una ciudad sea considerada como tal depende del beneplácito de quién detenta el trono. Así, por “gracia y fe” de la señora, ocho ciudades de lo que ellos consideran su territorio, recibieron el estatus de “ciudad”. Entre ellas, Puerto Argentino, el asentamiento más poblado de nuestras islas.
¿Qué implica este “gesto real”? Que dado que la “gracia y fe” de la reina la ciudad obtuvo ese nombramiento, la corona británica y por ende su administración de Estado, canaliza políticas de “fomento y desarrollo para las comunidades locales que implicarán nuevas oportunidades para sus habitantes”.
En criollo, los británicos reforzarán su enclave en las islas, las proveerán de servicios, de mayores cualidades logísticas, y fundamentalmente rodearla de “negocios”. De por sí, aprovechando la pandemia, los británicos incrementaron su presencia militar en el archipiélago, y “mejoraron” para su conveniencia, los regímenes de contrataciones u otorgamientos de licencias de pesca y exploración petrolera.
Todos esos factores no hacen más que afianzar la invasión en las islas. Cuanto mayores son las posibilidades de obtener rentas por la posición geográfica y los recursos del territorio invadido, mayores son las garantías de permanencia y sustentabilidad.
¿Qué hizo el gobierno argentino? Oficialmente hasta ahora, nada. Lo de la reina tuvo lugar durante la semana pasada. Sólo se anunció que el Secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de la Cancillería, Guillermo Carmona, realizó una misión de dos días a la Sede de Naciones Unidas en Nueva York, para reunirse con un par de referentes del Comité Especial de Descolonización, que sesionará en pocos días. Por el lado del Canciller Cafiero, hasta el cierre de esta edición, no se conocen acciones o declaraciones al respecto.
En síntesis: la vemos pasar y no la podemos agarrar.

Fuente: Cancillería Argentina / Europa Press / Agenda Malvinas

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.