Una resignación llamada importación II

Atómicos argentinos en Canadá
12 julio, 2022
Una resignación llamada importación I
12 julio, 2022
ver todo

Una resignación llamada importación II

Desde la cartera de Agricultura, aseguraron que no corre riesgos el abastecimiento de fertilizantes para el curso de la campaña 2022/2023. Argentina consume más de 5.600.000 toneladas, y sólo el 20% se produce en el país. ¿Cuánto se paga por el fertilizante? Alguito más de 3.400 millones de dólares
Redacción

Desde el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación que conduce, Eduardo Domínguez, se informó que el abastecimiento de fertilizante no corre riesgos para la presente campaña, y que durante los primeros cinco mes del año, se importaron 900.000 toneladas.
Según la información brindada pro al cartera y por el organismo estadístico, las principales importaciones en materia de nutrientes se componen, así: 250.000 toneladas de fosfato monoamónico; 130.000 toneladas de fosfato diamónico; 190.000 toneladas de urea; 80.000 toneladas de UAN (una mezcla de nitrato de amonio y urea que se disuelve en agua); 46.000 mil toneladas de roca fosfórica (utilizada en la elaboración de superfosfato, traída principalmente de Perú).
La demanda de importación de fertilizantes, su costo, y su importancia, es uno de los problemas que eleva los costos de la cadena agrícola, y a que al mismo tiempo es prácticamente insustituible dentro del paquete tecnológico predominante en eel modo de producción agropecuario vigente.
Así, distintas entidades y organismo estatales coinciden en que la producción nacional de fertilizantes para uso a gran escala no supera las 1.200.000 toneladas; y que eso significa solamente el 20% del total aplicado en los campos argentinos. Es decir, Argentina importa más de 4,5 millones de toneladas de dichos insumos.
Según se informó, el 50% del mercado corresponde a urea. El resto a productos fosfatados. De acuerdo a la industria del fertilizante, en 2021 los productores desembolsaron U$S 3.400 millones para hacerse de este insumo.
Es decir, se paga sólo por fertilizante, una cifra equivalente al 50% que lo erogado anualmente por servicio de flete internacional de comercio exterior. Hay que revisar la cadena de costos agropecuarios en forma completa; hacerse de la industria e integrarla verticalmente para el beneficio nacional. Así como están las cosas, el productor argentino va en vías de desaparición.

Fuente: MAGyPN / INDEC / Infocampo

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.