¡Oia!; o ¡Eureka! La SRA se avivó de que somos una semicolonia
25 octubre, 2022
PEMEX anunció avances en la capacidad de refinación
26 octubre, 2022
ver todo

El Gobierno Nacional encabezado por el superministro casi presidente, Sergio Massa, comenzó a anunciar solapadamente y mediante canales paralelos, los términos en los cuales se plantearía nuevo programa de precios que tampoco va a funcionar.

Redacción

Se dice que desde la cartera de Economía, el 15 de noviembre implementarán una primera etapa del Programa “Precios Justos”, que buscará congelar los precios de la góndola por 120 días. El superministro de Economía pretende con ello ayudar a bajar la inflación en forma gradual. Cosa que vienen intentando un para de decenas de ministros del área desde hace varias décadas y ninguno lo logró, porque esa política no funciona en un mercado interno donde los precios de las cosas lo establecen las empresas que tienen posiciones dominantes. En criollo, las grandes cadenas de supermercados y de distribución de mercadería.

Pero bueno, más allá de la evidencia acumulada en el “puede fallar”, Sergio Massa, buscará bajar la inflación con los acuerdos de precios. Desde la Secretaría de Comercio – a cargo del multifacético Tombolini – continuará con las reuniones con grandes empresas de consumo masivo; y buscará consolidar acuerdos que permitan delinear un camino desde el 15 de noviembre al 15 de marzo. La Secretaría de Comercio buscará lanzar la primera etapa de Precios Justos a partir del 15 noviembre, y que se extienda hasta el 15 de marzo de 2023.

Massa por su parte, afirmó que siete empresas de consumo masivo se sumarán a la iniciativa, y que cuatro cadenas de supermercados, destinarán un “amplio espacio” en sus góndolas. Según se mencionó, Tombolini mantuvo reuniones con gerentes de Coca Cola, Mastellone, Quilmes, Las Marías, Aceitera General Deheza, Molinos, La Serenísima, Bimbo y P&G. Estas concentran junto a otras 20 firmas, el 70% del consumo masivo argentino, entre alimentos, bebidas, productos de limpieza e higiene personal. Desde la Secretaría de Comercio aseguran que para poder lanzar “Precios Justos” lo antes posible podrían hacerlo “en etapas”, pero siempre con el objetivo de que la iniciativa alcance a 2.500 productos de esas 30 empresas.

Desde los despachos oficiales, manifestaron que el sector privado está solicitando beneficios impositivos para las transacciones en el mercado interno; y tipos de cambio diferenciados para las ventas al exterior. Es decir, el sector empresario sacó el talonario de certificados de que no van a cumplir con el programa, porque el tipo de cambio no se establece soberanamente en Argentina sino que lo hace la banca internacional.

Desde el Superministerio, se encargaron cuidadosamente de aclarar que no se trata de un “congelamiento” de precios por 120 días, sino un “acuerdo voluntario”, que será “monitoreado y sancionado en caso de incumplimientos”.

En criollo, sucederá lo mismo de siempre. Usualmente, ya se sabe que los 15 días previos a las fiestas de fin de año y durante la primera quincena de marzo, los aumentos son contundentes. Si el Gobierno salta el primer escollo (el supuesto bono de 45.000 pesos, inyecta dinero en la calle que se vuelca al consumo y los empresarios aprovechan para aumentar y rascar un mando más), tal vez ande la cosa hasta fin de año.

Pero no es algo que dependa de Massa; mucho menos del pueblo. Los empresarios harán la gran Tu Sam: “puede fallar”….

Fuente: MEcoN

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.